Los 5 pueblos del Algarve con más encanto y poco conocidos

 In Destinos

Hemos llegado hace dos días de un viaje en carretera por el Algarve y aparte de comer los famosos pasteles de nata portugueses como si no hubiese un mañana y ponernos hasta arriba de pescado, también hemos tenido tiempo para explorar esta zona del sur de Portugal un poco más allá de las rutas convencionales.

De hecho, desde el momento en que empezamos a planificar este road trip, tuvimos claro que no queríamos pasar por Albufeira ni Portimao. En general no nos gustan los lugares que están muy masificados o las “ciudades de vacaciones” llenas de hoteles a pie de playa así que como también teníamos un tiempo limitado, preferimos dedicar los 4 días en el Algarve a conocer otros lugares más tranquilos y auténticos.

Así que este artículo va de los 5 pueblos del Algarve con más encanto que encontramos durante nuestros viaje por el país vecino. Aviso: dado que salimos desde Sevilla, los pueblos van en orden de este al oeste 🙂

Los 5 pueblos del Algarve con más encanto

Cacela Velha

Cacela Velha está a 20 kilómetros de la frontera con Huelva y pertenece al municipio portugués de Vila Real de Santo António. Antes de ir, leí blogs que la definían como el secreto mejor guardado del Algarve así que la apuntamos sin dudarlo a nuestro itinerario por el sur de Portugal.Al llegar allí comprobamos que ya no es tan secreto como decían, pero sí muy bonito y con unas vistas panorámicas de infarto a la ría y a la bahía.

Cacela Velha es más bien una aldea con 6 callejuelas llenas de casas blancas, puertas en diferentes tonos de azul y muchas flores. Como toda aldea, ésta también cuenta con su plaza, su bar y su iglesia. Pero lo que más destaca en su fortaleza integrada en la línea de defensa de la costa y las vistas sobre la Ría Formosa. Asomarse a este balcón sobre el mar y contemplar las playas salvajes y prácticamente desiertas fue una de las mejores sensaciones del viaje.

Por cierto, para comer te recomiendo el restaurante Casa Velha situado a la entrada del pueblo y donde comimos un pescado y marisco muy ricos.

Tavira

En Tavira me hubiese quedado a vivir. Y es que de todos los pueblos del Algarve que vimos durante nuestro viaje en carretera, Tavira me enamoró totalmente. Su ambiente bohemio y relajado, sus casas bajas y blancas, su muralla árabe, sus iglesias o el puente romano que atraviesa este pueblo lo convierten en uno de los lugares más auténticos y pintorescos del Algarve.

Tavira era ya un lugar importante en la época árabe gracias a su actividad pesquera. Sin embargo no queda mucho de esos años debido al terremoto que sufrió Portugal en el año 1755. A partir de ahí, este pueblo bañado por el río Gilão fue totalmente reconstruido y se convertido en el patrimonio religioso que es ahora ya que cuenta con nada más y nada menos que un total de  37 iglesias. ¡Imposible tener tiempo para verlas todas!

Desde aquí también puedes aprovechar para coger un barco y visitar la isla de Tavira. Y como no, pasarte por el restaurante Tres Palmeiras. No es un sitio muy sofisticado, pero sí el templo del pescado fresco de la zona.

 

Olhao

Si estás buscando pueblos secretos en el Algarve, Olhao es tu lugar. Hasta hace años este pueblo era considerado como la oveja negra del Algarve, pero poco a poco su fama ha ido mejorando gracias a autenticidad y su explosiva combinación de influencias europeas y norteafricanas. Basta con recorrer sus calles para darse cuenta de las grandes similitudes que guarda Olhao con otros pueblos pesqueros vecinos de Marruecos, Túnez o Libia.

Resulta curioso pensar que aunque ahora mismo es el puerto pesquero más grande del sur de Portugal, hasta el siglo XVIII Olhao no era más que un puñado de cabañas de pescadores. Sin embargo, estos pescadores supieron aprovechar muy bien su oportunidad y durante los grandes asedios a Cádiz y Gibraltar tomaron la iniciativa en ofrecer los servicios que en ese momento los territorios españoles y británicos no podían asumir.

Merece la pena visitar el mercado de pescado y verduras que tiene lugar en la Avenida 5 de Outubro, así como darse un paseo por el arte urbano inspirado en la vida pesquera de la ciudad que se encuentra en unas calles paralelas al puerto.

 

Ferragudo

Ferragudo se encuentra justo en frente de Portimao. De hecho, este pueblo es en sí un curioso juego de contrastes ya que desde sus calles estrechas y adoquinadas se pueden observar los altos edificios y hoteles de la localidad vecina. No sé si a vosotros os pasará lo mismo, pero a pesar de que tiene una plaza central muy destinada al turismo, yo sentí que el resto del pueblo había sabido mantener totalmente su esencia.

A lo bonito de su casco viejo, hay que añadirle un precioso castillo enmarcado entre dos playas. El castillo de San Juan de Arade fue construido en el año 1640 y fue un lugar estratégico durante siglos que junto con la fortaleza de Santa Catalina velaba por la defensa de la zona.

 

Sagres

Más que el pueblo de Sagres en sí, toda la costa Vicentina es un remanso de paz en comparación con el bullicio del resto del sur de Portugal. El pueblo no es más que un conjunto de calles con estilo surfero y bohemio. Pero al final del mismo se encuentra su enorme fortaleza. La fortificación antigua desapareció en el año 1755 debido al terremoto que tuvo lugar por estas tierras, así que la fortaleza que se volvió a construir data de esas fechas.

Si buscas un lugar para comer, debes ir a la Rua Comandante Matoso. El Mum´s es el local de moda en el que se come de vicio. Para tomar algo en frente de la playa, en Raposo las vistas son increíbles. Y lo que sí que no te puedes perder es el Cabo de San Vicente y los acantilados que lo rodean. Por algo le llamarán el fin del mundo, ¿no?

¿Conoces otros pueblos del Algarve no muy masificados e igualmente bonitos? No te olvides de contárnoslo en los comentarios 🙂

Recent Posts
Showing 2 comments
  • Lizar
    Responder

    Hola!!
    Pues coincidimos contigo fifty-fifty 🙂 Nosotros estuvimos en Semana Santa (tengo pendiente la entrada), y nos encantó, sobre todo la zona más occidental. No conocía Cacela Velha, pero parece muy bonita. Sagres y Ferragudo muy bien. Pero sin embargo, Olhao nos pareció un poco “dejada”, y Tavira se llevó el “premio” a la mayor decepción del viaje 🙁 Fuimos con grandes expectativas porque todo el mundo dice que es encantadora y mágica, pero a nosotros no nos pareció así. En fin, que igual somos nosotros los raros, porque a todos les gusta.
    Luz, Salema y Carvoeiro fueron gratas sorpresas.
    Gracias por recordarme ese bonito viaje.
    Un saludo!!

    • Ana
      Responder

      Hola Lizar,

      Claro que sí, cada uno tiene sus gustos 🙂 A veces también todo depende de las expectativas, nosotros no íbamos con grandes pretensiones a Tavira y sin embargo fue de los lugares que más nos gustó.
      No conocemos Salema, pero nos lo apuntamos para futuras viajes por el Algarve.

      Un saludo!

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search